¿Por qué un préstamo hipotecario es mejor que uno personal?

Conocé los beneficios de un crédito hipotecario vs un crédito personal.

Un préstamo personal, por definición tiene como garante a la persona que lo solicita; por lo tanto, el riesgo que asume el banco es mayor y en consecuencia, el interés que nos cobra también lo será.

Sin embargo, en un crédito hipotecario, la garantía es un bien o propiedad, y eso hace que el riesgo sea menor, generando unas condiciones para el préstamo mucho más atractivas, que detallamos a continuación.

El plazo

Un crédito hipotecario nos permite pagar la totalidad del inmueble en plazos de 5 a 20 años. Puede que 10 años te parezca mucho tiempo. Si es así, te invitamos a evaluar cuántos años llevas viviendo en alquiler, cuánto dinero has gastado en ello y cuánto destinarás en los próximos 10 años si continúas viviendo en esa modalidad.

Tipos de interés

Los tipos de interés que ofrecen los créditos hipotecarios son mucho más atractivos que los de los créditos personales, llegando hasta un 10,5%. Los préstamos personales tienen tipos de interés variables en función de tu perfil crediticio, mientras que en un crédito hipotecario el tipo de interés está determinado -por norma general- por la AFD, organismo que respalda el 90% de las hipotecas.

Garantía

Al serel mismo bien el que avala el crédito hipotecario, al correr de los años con la amortización del capital y la plusvalía podemos decir que la garantía cubre el 100% del crédito y en caso de no poder cubrir las cuotas o querer comprar otro departamento con mayores prestaciones, podemos venderlo y hasta obtener un beneficio de la compraventa.

Los requisitos

Conocer los requisitos mínimos que exigen las distintas entidades bancarias permite evaluar con exactitud para qué importe calificamos, o lo que es lo mismo, qué podemos comprar.

Estos requisitos son:

  • La cuota mensual de la hipoteca no puede ser mayor al 40% de tu salario.
  • El endeudamiento total debe ser menor al 50%.
  • Necesitamos una continuidad laboral de al menos 2 años. (Continuidad no es lo mismo que antigüedad, la continuidad es no haber cambiado de empresa en los últimos dos años).
  • Debemos disponer de un ahorro previo. Aunque en muchos casos se puede cubrir el 100% del valor de la vivienda, es recomendable disponer de ahorros con los que cubrir  costos asociados a la compra como los gastos de escribanía, etc.
Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Más artículos